loader image

Post

El suspenso en la audio ficción

Claves para generar suspense en la audio ficción

 

En este episodio vamos a explorar cómo generar suspenso a través del sonido, te daré algunas sugerencias y te explicaré cuatro cosas que no debes hacer para escribir suspenso para audio ficción

Para comenzar, quiero explicarte qué es el suspenso. A lo mejor te parece demasiado obvio, pero es muy importante conocer el significado para que sepas cómo trabajar con él. 

El suspense o suspenso es un recurso narrativo que tiene como objetivo mantener a la audiencia enganchada y generar tensión mediante la incertidumbre, la duda o la ansiedad. Es importante que sepas diferenciar el suspenso como género literario y como recurso narrativo. Recuerda que todas las historias tienen una trama de suspenso, relacionada con el protagonista y nos hace preguntar si podrá llevar a cabo sus objetivos y si cumplirá con sus metas. 

Por lo tanto, el suspenso como recurso narrativo proviene del conflicto y de cómo lo plantees. Aquí entran en juego los obstáculos que el protagonista tenga que superar y si lo conseguirá. 

Tiene mucha relación con la manera en que dosifiques la información. Esto lo he hablado mucho en mi libro Audiolibros: escribir pensando en audio, donde justamente explico cómo debes proporcionar la información a tus audiolectores y crear expectativa. Son como pequeñas piezas de un puzzle que van formando una imagen mental de los acontecimientos. 

Y el suspenso se utiliza con frecuencia en las historias de terror, en el thriller, en las historias de miedo, en la novela negra o de género policial. 

 

Los sonidos de la selva pueden ser aterradores.

 

Sugerencias para escribir suspenso en audio

 

Hay muchas formas de angustiar a tus audiolectores y hacer que se muerdan los codos por la gran tensión. Suena divertido, ¿verdad?

  1. La primera regla del suspense es hacer que tu audiencia se identifique con tu personaje. Si no sientes preocupación por lo que le pase, algo está fallando. 
  2. Otra de las claves es cambiar la perspectiva, el punto de vista. Si tu audiolector sabe más que tu personaje, está consciente y se preocupa por la suerte de tu personaje, vas por buen camino. 
  3. Debes hacer que tu audiencia se pregunte: ¿podrá la espeleóloga entrar en la cueva de Imawarí, sin perturbar al espíritu maligno que allí habita? ¿Podrá el inocente protagonista huir sin ser descubierto por el malo malísimo que lo está persiguiendo?
  4. Recuerda aplazar la respuesta a esas preguntas, añadiendo obstáculos y aumentando el peligro e introduciendo nuevas preguntas: ¿Qué pasará con los miembros de la expedición de espeleología que, sin saber nada del peligro, se dirigen a una zona maldita donde vive el espíritu de un demonio ancestral? 
  5. El suspenso requiere que en cierto momento el protagonista tome consciencia del peligro. Aquí surge el momento de la revelación. Si eso no ocurre, tu audiolector va a sentir que ha sido engañado. 
  6. Cuando te centras en cómo infundir miedo o incertidumbre a través del sonido, logras que tu audiolector se sienta incómodo, porque el sonido afecta al miedo y al cerebro. Si escuchas los latidos del corazón, la respiración, una música que genere miedo y que anuncie la presencia de lo desconocido, logras un ambiente terrorífico o de suspenso. Claro que también puedes ir desvaneciendo todos los sonidos y centrarte en lo que siente el protagonista. Y te aseguro que también el silencio es aterrador. 
  7. Y para que no dejes a tus oyentes con un mal sabor de boca, recuerda que el suspenso requiere de una recompensa a la promesa implícita en la pregunta de ¿podrá el protagonista lograr su objetivo y destruir al villano?

 

 

Cuatro Cosas que no debes hacer cuando escribas suspenso para audio ficción

 

  1. El peso del peligro y del suspense NO debe recaer solo en tu protagonista. Tus audiolectores están seguros de que saldrá bien parado aunque no sea así. Por lo tanto, asegúrate de que los personajes secundarios importantes para tu audiencia. Mata a alguno de ellos o haz que desaparezca justo al comienzo de la historia. Que sea un evento temprano. De esta manera, tu audiencia no estará tan segura de que los personajes secundarios saldrán bien parados o sobrevivan. 
  2. NO pongas en peligro a personajes extraños, personajes con los que la audiencia no sienta empatía o no los conozcan. Proporciona información de base para que tu audiolector quiera que los personajes secundarios se salven o tengan éxito, sin saber que lo lograrán. La clave está en la lograr incertidumbre con respecto a personajes que sean importantes y con los que la audiencia se sienta identificada. 
  3. Puede que sientas la tentación de crear muchos obstáculos. No lo hagas. Tu audiolector no es tonto. Si le ocasionas un bostezo y un pensamiento de: ¡pero qué me está contando! Desconectará el audio y dormirá a pierna suelta toda la noche. 
  4. Y por último, no alteres el orden de la promesa de la pregunta planteada al comienzo de la historia: ¿hay un peligro inminente? Si ese ruido tan raro lo producen las tripas o el gato del vecino, tu audiolector se sentirá engañado. No habrá un suspense real, sino un mero intento de hacer que se pegue un susto. 

 

¿QUIERES NARRAR
TU PROPIO AUDIOLIBRO?

Aprende a crear el audiolibro de tu historia con mi curso digital

¿QUIERES NARRAR
TU PROPIO AUDIOLIBRO?

Aprende a crear el audiolibro de tu historia con mi curso digital